Blog Regalos Publicitarios

Artículos publicitarios, regalos de empresa

Blog Regalos Publicitarios - Artículos publicitarios, regalos de empresa

Joyería, un regalo de distinción

De igual forma que no todos a los que decidimos agradecerles algo con un regalo son iguales, tampoco lo son los regalos.

Un buen ejemplo de ello son las joyas. Un signo de distinción con el que tanto mujeres como hombres -muy especialmente ellas- se han venido adornando en busca de su mejor versión en cada una de las situaciones a las que nos enfrentamos cada día.

Y es que, hoy en día, hay ya más joyas pensadas para lucir en el día a día que para ocasiones especiales, lo que deja bien a las claras la evolución que se ha vivido en este sentido, así como la penetración que van adquiriendo los distintos objetos preciosos que conforman las colecciones de cada una de las casas joyeras.

Coronas, tiaras, anillos, sortijas, sellos, alianzas, pulseras, brazaletes, esclavas, collares, cadenas, torques, cordones, colgantes, medallones, pendientes, broches, cetros, orbes, pasacorbatas, gemelos, relojes… las opciones son tantas que resulta casi imposible no recurrir a ellas tanto para complementar nuestros outfits como para lucirlos como auténticos protagonistas de nuestra puesta en escena como sucede en los grandes eventos.

El gusto por la joyería de la inmensa mayoría de la población convierte a las joyas en un regalo perfecto para todo tipo de públicos. Y es que igual se puede regalar un reloj o un colgante para un niño pensando en la primera comunión o en un reloj si le hace falta sin un gran presupuesto, que en una joya exclusiva repleta de diamantes solo apta para bolsillos pudientes.

Y en medio de lo más económico y lo más inaccesible está la inmensa mayoría de las joyas que se portan y, también las que se regalan. No en vano, resulta imposible optar por alguno de los objetos de joyería mencionados más arriba y no sorprender y agradar a partes iguales a quien se lo entregas.

Regalar joyas, más fácil que nunca

Si siempre ha sido sencillo regalar joyas, desde que todos contamos con internet tanto en nuestras casas como en nuestros dispositivos móviles aún lo es más.

Basta con realizar una búsqueda concreta sobre alguna joya o acceder a alguna de las joyerías que posee tienda online para darse cuenta de la cantidad de opciones por las que podemos optar si estamos pensando en regalar joyas a nuestra pareja, un familiar y un allegado.

Independientemente de cuál sea el estilo de aquella persona a la que estamos pensando agasajar y de la cantidad de la que dispongamos en nuestro presupuesto debemos saber que siempre hay algo que se nos puede amoldar a nuestro caso en concreto.

Regalar una joya no es una cosa cualquiera, como tampoco lo es tener la suerte de contar en nuestra vida, día a día, con muchas de las personas que nos rodean y que bien merecen un objeto tan distinguido como lo es una joya. Como suele decirse: solo hay una cosa que proporcione más gozo que recibir un regalo, hacérselo a alguien a quien queremos y ver la cara que pone al abrirlo.

El jamón, un regalo de moda en todo el mundo

España es el mayor productor de jamón del mundo. Nuestro país exporta, cada año, la friolera de casi 50.000 toneladas de jamón curado. Una cantidad que se ha multiplicado por dos en el último lustro y que lleva visos de seguir aumentando de la mano de la llegada de nuevos clientes amantes del producto gastronómico ‘Made In Spain’ por excelencia en todo el mundo.

Porque el jamón no solo se consume en España, donde más consumimos de todo el mundo. Cada vez hay más comidistas con paladares curtidos que aprecian la calidad de nuestro alimento más significativo y que empiezan a incorporar en sus rutinas el disfrutar de un buen jamón curado y una buena copa de tinto cada poco tiempo. Algo que a menudo sucede tras una visita a un ‘tapas bar’ o como regalo de un amigo español o con el que comparte gusto por el buen comer, tal y como reflejan estudios recientes.

Algo que también está pasando cada vez más en España. Sobre todo con aquellas piezas preciadas como lo son el jamón ibérico de La Serranía de Jabugo, en todas sus variedades, tanto por el sabor que estos ofrecen, como por el halo que tiene este producto gourmet con el que decirle a algún allegado no solo lo mucho que te importa, sino lo mucho que te importa disfrutar de placeres de la vida como disfrutar de un buen jamón.

Esa es la razón por la que cada vez más productores de jamón y empresarios vinculados al mundo de la alimentación están abriendo tiendas en línea en las que ofrecen todo tipo de productos cárnicos, con el jamón como estrella. Y es que se trata de un producto cuya demanda supera la oferta, en tanto en cuanto se consumen todos los porcinos que se crían y todas las piezas de jamón que se curan y que se transportan a los puntos de venta.

Comprar jamón por internet: dónde puedes comprarlo

En el caso de que estés pensando en comprar un jamón por internet, tanto si para ti como si es para regalar, te recomendamos que te pongas en mano de proveedores expertos para garantizar, ya no solo que consigues el producto deseado, sino también para conseguir un servicio profesional, rápido y diligente como el que merece todo buen amante de este productazo sinigual.

Lo mismo si estás pensando en regalar una pieza de jamón -sea del tipo que sea- al extranjero para llevarle a un amigo o familiar que hace tiempo no puede degustar uno, o para hacérselo llegar a algún conocido de allende los mares que consideres debe disfrutar del mismo jamón que tu disfrutas.

Como ven, los motivos para comprarse jamón y para regalarlo no son precisamente pocos. Ya que te pones, el consejo de este comidista y amante del jamón no puede ser más claro: adquiere una pieza noble y compártela con los que quieres. Pocos placeres hay más grandes que compartir jamón y vino con quien te importa y, si puede ser a diario, mejor que mejor.

La mantelería, signo de distinción desde hace siglos

La mantelería viene utilizándose como un elemento de distinción desde tiempo inmemoriales. La principal razón por la que esto sucede no es otra que su capacidad para hacer destacar aquellos muebles sobre los que reposa, así como su facilidad para decorar espacios combinándose ya no solo con la mesa, sino también con la vajilla y la cubertería.

Razones por las que cada vez más personas se descantan por regalar un elemento decorativo que ha vuelto más fuerte que nunca de la mano de los diseños clásicos, vintage, retro o por la mezcla de alguno de estos estilos con otros más modernistas como los nórdicos o el industrial.

No obstante, la presencia de mantelería en los hogares, tal y como sugieren los expertos en decoración de interiores y protocolo, multiplica exponencialmente la sensación de calidad, orden e higiene. Ya que como sugieren algunos estudios comer sin mantel multiplica casi por 40 el número de bacterias en la mesa, siendo la tela quien más los aleja, por encima de la mantelería de PVC, a pesar de lo que muchos pudieran pensar. De ahí que, además de ser un elemento decorativo y de distinción, la mantelería sea un objeto que cumple un función importantísima a la hora de disfrutar de las comidas.

Algo especialmente importante en hoteles, restaurantes y lugares en los que se suelen dar muchas comidas, donde los manteles cobran un especial significado creando ambientes y combinándose con el resto de elementos decorativos de los departamentos en los que estos se encuentran dotándoles de una personalidad única.

Y es que no son pocos los comensales que repiten o dejan de acudir a un local en el que, además de buena comida, se transmite una imagen acorde a lo que esperan de un hotel o de un restaurante. Espacios en los que la presencia de un buen mantel ayuda a macar diferencias con aquellos locales en los que el hule o el mantel de papel revelan el poco interés por los detalles, tanto en lo que vemos como en lo que no.

Regalar un mantel para una casa

Aunque debiera ser un elemento habitual en muchas casas, la mantelería está asociada a acontecimientos importantes como lo son las comidas familiares, las celebraciones o las visitas de amigos. Situaciones en las que queremos agradar y mostrar la mejor versión de nuestra intimidad a quienes nos visitan.

Esa misma buena impresión es la que buscan trasladar aquellos que optan por un objeto decorativo como los manteles. Muy especialmente por los de calidad y que exhalan estilo y que, en ocasiones, parecen hacer brillar la cubertería y la cristalería que se deposita sobre estos transmitiendo elegancia a la sala de comer.

Tanto los manteles con texturas, como los lisos, con rayas o cuadrados como los clásicos de escude, todos sirven para decorar y para dar personalidad al espacio sobre el que se depositan. Por eso es tan importante contar con varios diseños y renovar aquellos desteñidos o muy usados y cambiarlos por otros relucientes, bien planchados y estilosos.